Cuando uno piensa en un barista se imagina una persona que toca palancas, prensas, filtros, dibuja latte art y todo lo que hace falta para dominar el arte de hacer café.

CafeX. una empresa de Silicon Valley hizo un robot que sirve café e instaló un prototipo en San Francisco hace 2 días. Es el segundo hasta el momento, el primero está en un centro de investigación en Hong Honk.
Pero cuando vemos como funciona, llamar barista a ese brazo mecanico que sirve café es un insulto a los trabajadores del café.

En realidad se trata de un brazo robot (que luce muy futurista) capaz de agarrar un vaso y colocarlo en la máquina que hace el café, que no es distinta de la máquina expendedora de café que hay en kioskos y en algunas empresas. El sistema se puede manejar desde un celular o desde una tablet que acepta tarjetas de crédito. Los precios son un poco menores que en las cafeterias de la zona y vale la pena ir por la experiencia, el café en si no es gran cosa.
Si existe el concepto de sobre-ingenieria, este sería un ejemplo, porque el robot en si no aporta mucho a la experiencia de ir a una máquina, poner una ficha y sacar un café (salvo lo visual y lo novedoso).

Asi que la respuesta a si se vienen los robots baristas, es, por ahora, no.

De todas maneras hay que mirarlo como un prototipo o un desarrollo beta mas que como un producto terminado, por lo que quizas mute varias veces y se convierta en algo realmente practico.

 

 

Por Sebastian Bassi, autor de Python for Bioinformatics

Anuncios