La inserción de los robots al mundo laboral o a nuestra vida cotidiana no debe asustarnos. Según expertos de la industria, llegan para hacernos la vida más simple y 100 % conectados. El Hub Robot, de la empresa coreana LG, es un claro ejemplo de cómo la digitalización nos permitirá ahorrar tiempo y vivir más seguros.

170421-5

La Revolución Industrial impulsó el desarrollo de estos agentes mecánicos. En un principio fueron maquinas textiles y brazos motorizados, entre otros diseños, que realizaban una serie de movimientos estandarizados para llevar a cabo una determinada tarea dentro del proceso de producción. Luego, tras el desarrollo de las computadoras, el concepto de robot mostró un gran cambio. A partir de ese entonces, se lo empezó a relacionar con la idea de inteligencia artificial, un autómata que responde no sólo a la programación establecida, sino a estímulos externos y a la experiencia previa.

En la actualidad, las empresas utilizan estos equipos para acelerar el proceso productivo y como una oportunidad de mercado, ya que un número creciente de usuarios busca facilitar su vida a través del uso de dispositivos o aplicaciones que hacen cada vez más inteligentes a los productos tecnológicos. ¿Ésta se convertirá en la gran oportunidad de las empresas?

170421-14
Les parece que podremos llegar a esto?

Con el ritmo laboral que se vive hoy, tenemos poco tiempo para relajarnos y dispersarnos. La jornada laborar muchas veces requiere esfuerzos extra luego del horario de trabajo al finalizar el día. Preparar una presentación, terminar un proyecto y realizar investigaciones son solo algunas de nuestras preocupaciones junto con las tareas de llevar a los chicos al colegio, cuidarlos en las noches, preparar la comida y limpiar la casa.

¿Qué pasa si los robots pudieran facilitar nuestra vida al encargarse de algunas tareas? ¿Será esta la oportunidad de negocio del futuro?

Definitivamente, estos productos llegaron para quedarse. Juan Pedro Andrade, Head of Marketing de LG Electronics Argentina, afirma que “hay una tendencia hacia el desarrollo de dispositivos que conforman el hogar inteligente. La creación de robots con reconocimiento facial, control de voz y que funcionen como un asistente personal son los pilares de esta idea más actual que futurista. Nuestro Hub Robot es un excelente ejemplo de ello ya que se encarga de reunir a todos los productos de una casa inteligente bajo una interfaz única, amigable, fácil de usar y controlar por todos los miembros de la familia. Este tipo de productos tecnológicos, que permiten estar más conectados que nunca, se posicionan como la pieza central de la futura generación de los hogares inteligentes”.

170421-9

 

Sin tener en cuenta la fantasía obsoleta de una revolución robótica, la principal preocupación de los políticos de hoy es el impacto que podrían tener los robots en la mano de obra y en los puestos de trabajo de bajo salario. Sin embargo, muchos visionarios de la tecnología prevén que surgirán numerosos beneficios sociales y un aprendizaje profundo a la par del crecimiento de la automatización. Si el ser humano no tuviera la necesidad de realizar tareas domésticas, por ejemplo, tendría más tiempo para educarse y formar carrera en el campo artístico, como la música o la literatura.

“Lo tradicional es la aplicación industrial, pero ahora hay mucha nueva producción a nivel hogareño o de servicios, buena parte de la cual acaba de salir del laboratorio. El potencial es inmenso”, señaló Phil Webb, catedrático de Robótica y Automatización de la Universidad de Cranfield en Inglaterra.

170421-12

Dentro de este panorama de contante evolución, los robots provocarán que muchas de las profesiones y las ocupaciones que conocemos hoy se transformen. Uno de los creadores de Internet, Vinton “Vint” Gray Cerf, asegura que “históricamente la tecnología ha creado más trabajos de los que ha destruido y no hay razón para pensar que esta vez no va a ocurrir lo mismo”. Las pasadas revoluciones industriales le dan la razón.

Si bien todavía no sabemos si esta prometedora visión del futuro sucederá, no hay razones para que el temor a las nuevas tecnologías nos haga prejuzgar el cambio hacia la era de la robótica. Al contrario, debemos adoptar el futuro y separar lo bueno de lo malo por nosotros mismos.

Anuncios