Justamente anoche nuestro corresponsal en Estados Unidos; Sebastian Bassi, realizo una completa explicación sobre este tema en #Radiogeek #Podcast.

Hoy recibimos la información sobre el tema desde Ripio; la cual publicamos de forma textual:

¿Qué es un “hard fork”?
Bitcoin (BTC) es una tecnología basada en un protocolo de código abierto que cualquiera puede modificar y distribuir. Este protocolo se decide por consenso de la comunidad y se basa en un conjunto de reglas, también consensuadas, que permiten su funcionamiento.

Hoy no hay consenso. Existe un grupo disidente que busca cambiar de manera abrupta algunas reglas que limitan el potencial de la red Bitcoin. Este grupo propone un protocolo alternativo (BCC) a partir del próximo 1 de agosto.

Si este protocolo alternativo consigue suficiente consenso de parte de la comunidad, se activa un “hard fork” (bifurcación de la red), creando una cadenas paralela (en este caso, BCC) incompatible con la cadena inicial de Bitcoin.

¿Quién va a soportar el eventual protocolo alternativo?
Hay opiniones encontradas al respecto. Ripio, como muchas otras billeteras digitales del mundo, ha tomado la decisión de no soportar la cadena alternativa (BCC).

Si un usuario tenedor de BTC quisiese operar con BCC, deberá enviar sus bitcoins a una billetera que soporte el nuevo protocolo antes del lunes 31 a las 21 horas (momento en el que se va a producir el hard fork).

¿Qué va a pasar exactamente el 31 de julio?
Como medida preventiva durante esta potencial bifurcación, todas las billeteras y mercados de intercambio de bitcoins van a suspender temporalmente sus operaciones (por al menos 24 horas) para evitar cualquier tipo de riesgo técnico inmediato, como puede ser la inestabilidad de la red u otros factores similares.

¿Los bitcoins almacenados en una billetera digital están seguros después del “hard fork”?
Desde Ripio la respuesta es sí. Nuestros usuarios tienen total control de los fondos almacenados en sus billeteras y las claves de acceso a los mismos.