Una poco conocida casa de cambio de criptomonedas italiana llamada BitGrail, es la última victima de los ciberdelincuentes luego de que casos similares se han registrado recientemente. El viernes pasado, dicha institución publicó un aviso a los usuarios informándoles que un grupo no identificado de cibercriminales habían conseguido robar 17 millones de unidades de Nano (XRB), una criptomoneda conocida anteriormente como RaiBlocks.

Mientras que Nano valía tan sólo 20 centavos de dólar a fines de noviembre, los precios subieron a los 10 dólares a fines de la semana pasada, lo que sitúa las pérdidas de BitGrail en 170 millones de dólares. Actualmente, Nano cuenta con una capitalización bursátil de más de mil millones de dólares y es la criptomoneda número 24 según Coinmarketcap.

Este es el muy corto comunicado que publicó BitGrail a sus clientes:

Bitgrail S.r.l. Informa a sus usuarios que los controles internos revelaron transacciones no autorizadas que llevaron a un déficit de 17 millones de Nano, una cantidad que forma parte de la billetera administrada por Bitgrail S.r.l.

Hoy se ha presentado a las autoridades competentes un reporte por esas actividades fraudulentas y ahora está bajo investigación policial.

Les informamos que las otras monedas no han estado involucradas.

Para realizar más verificaciones, todas las actividades se suspenderán temporalmente (incluidos retiros y depósitos). Este procedimiento es indispensable para la seguridad de los usuarios.

Ofrecemos nuestras más sinceras disculpas a nuestros clientes y a quienes han sido afectados por las transferencias ilegales de Nano en nuestra plataforma.

Otros anuncios serán lanzados en breve.

La nota de BitGrail indicaba que todas las transacciones se “suspenderán temporalmente” mientras se investiga el incidente. La cuenta de Twitter @bomberfrancy parece pertenecer a Francesco Firano, el individuo detrás de BitGrail (usuario Reddit /u/TheBomber9). Después de admitir el hackeo, la cuenta pasó a atacar al equipo de desarrollo de Nano por el incidente, alegando que “[BitGrail] está presentando cargos contra ustedes debido a su comportamiento irresponsable”.

Las casas de cambio pequeñas como BitGrail suponen un riesgo incluso mayor que sus contrapartes de mayor tamaño, que ya de por sí son bastante riesgosas. Los comerciantes acuden a las pequeñas casas de cambio de ciptomonedas, para comprar criptomonedas poco conocidas antes de que su valor aumente exponencialmente, como ha ocurrido con muchas de ellas. Más tarde, cuando esas criptomonedas son agregadas a una casa de cambio de criptomonedas importante, sus precios explotan.

Desafortunadamente para los primeros usuarios que se quedan en los pequeños intercambios y no implementan la seguridad básica como una billetera de almacenamiento en frío, eso deja mucho dinero en riesgo en manos de estas pequeñas empresas que a menudo no toman en serio la ciberseguridad o tienen limitados recursos para proteger adecuadamente sus propiedades digitales. También cabe dentro de lo posible que las pequeñas casas de cambio aleguen un hackeo y roben el dinero de sus clientes, aunque los reguladores internacionales están tratando de poner más responsabilidad en este opaco mercado.

El hackeo de BitGrail es el segundo robo de criptomonedas más importante de este año. En enero, la bolsa japonesa Coincheck informó que unos ciberdelincuentes robaron 530 millones de dólares en criptomonedas.

Los precios de Nano bajaron luego de que BitGrail informó a los usuarios del problema de seguridad, pero la moneda parece haber recuperado algo de valor durante el fin de semana.

Anuncios