Se trata de un reloj display analógico, con mecanismo automático de 24 joyas de origen japonés, con bisel deslizable con 60 clicks unidireccional, vidrio mineral y una estética que rinde homenaje al famoso Rolex Submariner (conocido popularmente por ser usado en varias películas de James Bond).

La marca invicta tiene sus detractores, aunque es mas por sus tecnicas de comercialización que por la calidad de sus productos. En el caso del Pro Diver Gold, cuesta cerca de 90 dólares, lo que es un muy buen precio por ser un reloj automático de esta calidad.

Estamos frente a un reloj con buena presencia, en gran parte porque toma características conocidas que ya son clásicas, a tal punto que toda marca tiene al menos un modelo estilo “submariner”, aunque por razones comerciales tienen distintos nombres. Por ejemplo Casio tiene al MDV106-1A, asi como Seiko y Citizen, y asi con las otras marcas. Con respecto a la estética, hay que decir que la malla es enchapada en oro 18K, lo cual no solo es por un tema visual, sino que otros tipos de coloraciones producen un desgaste tal que el color desaparece de manera irregular, en cambio en este caso se conserva. Yo lo tengo hace poco, por lo que no he podido probar la resistencia del color, pero hay reportes de usuario que lo tienen hace mas de 2 años y pese al uso diario reporta que no se le ha gastado.
El display es legible, el número del día está en la posición 3 con un buen aumento. Las agujas tienen un tratamiento que permite reservar luz cuando se expone a ella y que sean visibles en la oscuridad. El diámetro de 40 mm es justo, tiene el tamaño suficiente que se usa tipicamente en un reloj de hombre, pero sin excederse. Ahora mucho usan relojes de mas de 45 mm, son muy vistosos aunque no son de mi preferencia personal. El peso es adecuado, lo que deja entrever la calidad de los materiales, para quien no esté acostumbrado le va a parecer pesado.

En cuanto al mecanismo (o movimiento como le dicen), es la NH35A de Seiko. Es una máquina muy confiable, que se usa en varias marcas de relojes actuales, algunos incluso de mas de u$500. Este modelo tiene una ventana trasera que permite ver el mecanismo. Tiene una reserva de 41 horas cuando está cargado al máximo. Se puede cargar manualmente con la perilla o con el movimiento normal si uno lo tiene puesto y hace actividades normales. Las 24 joyas que tiene están en el mecanismo para reducir la fricción interna de los componentes y evitar el desgaste de los mismos.

Hasta ahora no le encontré defectos apreciables, especialmente si consideramos el precio, en ese sentido se puede decir que la relación precio/calidad es muy alta. Me gustaría que el vidrio fuese de zafiro en lugar de mineral, pero por este precio creo que está bien.

En resumen es un buen reloj, útil para eventos formales, aunque sigue siendo un reloj de buceo, si bien puede usarse en una reunión de negocios y ocasiones sociales diversas, no es adecuado para eventos de gala, donde habría que pensar en un reloj mas delgado, quizas Tissot, un Omega o un Daniel Wellington.

 

Anuncios