No hay dudas que Instagram es una red social multimedia de las mejores que existen en este momento; pero como todo servicio, ya que no deja de serlo, tiene cosas buenas y cosas malas.

Y todo ello esta basado mas que nada en el uso o abuso que realizan los usuarios de la misma; haciendo que un servicio pase por el mejor momento y de un día para el otro pierda interés de otros porque se convierte en algo mediocre (tampoco digo que lo sea hoy día).

Antes que nada quiero dejar en claro que este post es una publicación de opinión; puede que estén o no de acuerdo con las siguientes líneas; y lo más importante es que el mismo no esta referido a ningún usuario en especial.

Vayamos por parte…

Cuando se creo Instagram la idea era poder compartir imágenes con detalles, filtros, donde los usuarios se esmeraban en compartir una imagen que pudiera generar algún “sentimiento” del otro lado. Editando cada imagen, tomando un determinado tiempo aplicando filtros, tratando de brindar un mensaje (dicen por ahí que una imagen vale mas que mil palabras).

Luego llegaron los vídeos, y la posibilidad de plasmar en un minuto una experiencia, sea cual sea, para poder mostrar algo en especial.

Las comunidades de usuarios se fueron creando en todo el mundo, los usuarios se fueron multiplicando por millones, las ideas que se fueron plasmando en Instagram muchas eran de otros servicios similares (no hace falta aclarar cuales). Aunque ello no generaba la salida de personas de la plataforma.

Como podemos definir a Instagram

Podemos hacerlo de diferentes maneras, como una red social multimedia, una plataforma de servicio; una plataforma; una aplicación de fotos y vídeo; o como deseen hacerlo ustedes sin problema. El fin es el mismo compartir imágenes y vídeo, sea cual sea el formato.

Ahora vayamos a lo importante

Y creo que lo mas importante que expuso un punto de inflexión en la plataforma fueron las historias; donde a principio los usuarios podían expresar algo un tanto mas efímero, en un lugar mas informal y que de alguna manera tenga mas interacción con determinadas personas. Obviamente el sistema de historias fue avanzando en funcionalidades, primero fotos, luego vídeos, mas fotos mas vídeos, texto, y un sin fin de historias desde el mismo usuario.

Las historias

Si bien es un servicio mas que interesante el problema no pasa por él mismo; sino por los usuarios que han abusado de su uso. Y a ello no hay que dejar de lado que las publicaciones en general, salvo excepciones obviamente, están decayendo por la simplicidad con que los usuarios comparten sus experiencias.

Las historias, trajeron un antes y un después en la plataforma, de eso no queda dudas.

Y al fin “lo bueno y lo malo” de Instagram:

Lo bueno: 

  • Poder compartir sentimientos en imágenes, vídeos, experiencias y cosas que nos interesa comunicar. Ya sea en un perfil publico o privado.
  • Un minuto de vídeo puede ser mas que suficiente para poder mostrar algo interesante, que pueda ayudar, informar, apoyar, etc a otra persona en el mundo.
  • Es sin duda en muchos temas un gran sistema para difundir mensajes.
  • Nos sirve para estar mas cerca de personas que no lo están físicamente.
  • Bien usado es una de las mejores herramientas que una difusor de contenidos puede utilizar.
  • A nivel empresarial es muy útil para difundir mensajes en general.

Lo malo

  • Principalmente el abuso de personas en el uso de historias. Este es un punto extenso para hablar, ya que la idea de las mismas no es llenar una barra completa con muchas historias seguidas en el mismo día (aunque para muchos lo sea).  En donde resulte insoportable para las personas ver esas pequeñísimas rayitas, las cuales no se pueden adelantar, donde al final se termina adelantando hacia otro usuario. Porque es imposible seguirlo, ver mas de 5 historias en paralelo por usuario es prácticamente insoportable.
  • La calidad de las fotos que se van subiendo en la red bajaron mucho la calidad por la gran masividad de la plataforma, en donde cualquier persona puede subir una foto o vídeo sin importancia y sin un mínimo de estética (parece que se han olvidado incluso de los filtros de Instagram).
  • Un punto muy delicado es el abuso por determinadas personas que hacen uso de la plataforma para agrandar su ego. Donde creen que tomarse una foto con un producto, ser un cartel de publicidad andante les va generar dinero, masividad, etc. Y lo que no entienden es que solo muestran lo mas bajo a lo que puede llegar una persona por ser, digamos famoso o mas importante que los demás.
  • Seguimos con el abuso de determinadas personas que vayan a donde vayan toman una foto “tageando” el lugar donde están, intentando tener rédito de ello. Y queman las posibilidades de profesionales de verdad, que trabajan en difusión de contenidos de todo tipo (les recomiendo leer el post “La verdad de los Influencers”, que bien aplica a este tema).
  • Ni hablar de las personas que no les interesa en lo mas mínimo exponer una situación extrema, de ellos o de otras personas sin consentimiento de quienes salen de forma involuntaria en su captura (incluso exponiéndose a riesgo de vida, como en varias oportunidades hemos visto)
  • Otro punto molesto es la gran publicidad que se incluye de forma nativa en la plataforma, la misma que hace que el servicio sea gratuita (no hay mucho que hacer al respecto).
  • Y tampoco dejemos de lado a la persona que se cree un influencer y cree que él o ella es mas importante que lo que esta mostrando. Y hace uso de modos poco éticos para ganar posicionamiento en la red social.
  • Ni que hablar de las fotos pornográficas, con ofrecimiento de servicios sexuales, etc.

 

Y ahora nos toca contar los puntos que están por mejorar

El mas importante quizás es la posibilidad de como tenemos en Twitter, por ejemplo, de poner en mute a una persona. Para no tener que estar soportando fotos y fotos que no son interesantes o que no aportan absolutamente nada.

Por supuesto todos los usuarios tenemos la posibilidad de seguir o no a determinadas personas. Aunque esta claro que en muchas oportunidades de una manera tenemos una obligación moral, de seguir a determinadas personas, pero que no queremos ver todo el contenido.

Y por ultimo ustedes estarán diciendo, ¿para que usas Instagram? si te quejas tanto. Y la respuesta es mas que simple, muchas personas lo utilizan para la comunicación familiar o de un grupo reducido; y otros como en mi caso para relacionamiento ético laboral.

Para ir cerrando, se entiende perfectamente que una empresa publique muchas fotos, vídeos, incluso largas y nutridas historias.;Ya que el motivo es porque necesita comunicar un producto no a una persona.

Los invito a todos a realizar un comentario al respecto al post; y a plasmar la opinión personal con respeto que tienen de los puntos descritos.

Anuncios