Por primera vez estaríamos ante un caso confirmado oficialmente de “obsolescencia programada”. Donde la misma es una supuesta práctica seguida por los fabricantes modernos para reducir el tiempo de vida de sus productos; y así obligar a los usuarios a comprar una nueva versión.

La misma se esta dando por una sentencia del organismo de competencia italiano contra Apple y Samsung. La misma ha llegado a la conclusión de que ambas compañías usaron actualizaciones de software para reducir el rendimiento de sus dispositivos.

Apple deberá pagar 10 millones de Euros y Samsung 5 millones de Euros. 

Muchas veces hemos pensado que nuestro equipo luego de determinado tiempo de vida, comienza a ser mas lento o a sufrir errores que en su momento no tenia. Obviamente de ahí a culpar a una empresa de “obsolescencia programada” desde nuestro lugar es mas que difícil probar.

Aunque haya habido casos puntuales como con la batería del iPhone 6; o de otros equipos Samsung. Lo cierto es que desde Italia vamos a ver una sentencia “escarmentadora” para todos los fabricantes. Ya que de querer copiar, si es que no lo están haciendo, lo pensaran dos veces antes de “obligar” a los usuarios a cambiar un equipo.

Por supuesto hay que tener en cuenta que determinados componentes de un smartphone se deterioran con el tiempo, el caso mas puntual es la batería. Ya sea que realicemos los ciclos correctos de carga, o bien utilicemos de forma constante el cargador rápido. Las baterías comenzaran a caer en la autonomía cuando pasemos los 2 años de uso constante.

Y como descubrimos estas practicas

La primera de ellas certificada fue por Apple y el iPhone 6. El cual tenia que reducir el ciclo de proceso en el micro para que luego de dos años aprox, los equipos no entren en un reinicio constante. Los usuarios alertaron de esta practica cuando realizaron el cambio de la misma desde las mismas tiendas oficiales Apple; y que el equipo de la noche a la mañana volvía a ser el mismo que habían comprado. Con este tema lo que sucedía era que Apple había aplicado un parche que reducía la velocidad del reloj interno para no generar el problema de reinicio cuando la batería caída su poder de almacenamiento.

El otro punto que fue de publico conocimiento mundial fue Samsung con el Note 7, donde por temas de diseño en la batería el equipo producía un corto circuito y generaba un incendio interno, incluso llegando a explosión.

Resumiendo, con esta sentencia del organismo de competencia italiano contra Apple y Samsung, va generar mas conciencia entre los fabricantes; ademas de afrontar la multa correspondiente. Y de esa manera lograr mas transparencia con la que nos beneficiaremos todos.

Opiniones al respecto…

Anuncios