En varios medios de forma mundial esta corriendo la noticia de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, podría declarar una emergencia nacional y firmar una orden ejecutiva para impedir que las empresas estadounidenses utilicen cualquier equipo de Huawei y ZTE.

Las fuentes anónimas, informan que este podría ser el siguiente paso de Trump para eliminar a las dos compañías de teléfonos inteligentes de los EE. UU.

En agosto se anunció la prohibición que impidió a Huawei suministrar equipos de telecomunicaciones 5G a proveedores de telecomunicaciones de EE. UU.

Según Reuters la orden ejecutiva ha estado en consideración por más de ocho meses y podría ponerse en vigencia a partir de enero. La misma estaria dirigiría al Departamento de Comercio para impedir que las compañías locales compren equipos de fabricantes de telecomunicaciones extranjeros si representan una amenaza para la seguridad nacional.

Reuters señala que la orden no planea llamar específicamente a Huawei y ZTE y que “invocará la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional”, una ley que otorga al presidente la autoridad para regular cualquier comercio que pueda representar una amenaza para la seguridad nacional.

Por otro lado la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, no quiso hacer comentarios sobre noticias especulativas. “Es mejor dejar que los hechos hablen por sí mismos cuando se trata de problemas de seguridad”, dijo Hua a Reuters . “Algunos países tienen, sin ninguna evidencia, y haciendo uso de la seguridad nacional, han asumido tácitamente delitos para politizar e incluso obstruir y restringir las actividades normales de intercambio de tecnología” cerrando con la siguiente frase “Esto, en realidad, sin duda se está cerrando, en lugar de ser la puerta a la apertura, el progreso y la imparcialidad”.

Muy delicada la situación entre ambos países, algo que se agravo mucho cuando se detuvo a la CFO de Huawei el 1 de diciembre en Canadá.

Estaremos atentos a los futuros acontecimientos que vayan sucediendo.