Xbox Series X es el nombre de la nueva consola, y como pueden ver en la imagen y en el trailer a continuación, no se parece a ninguna consola de videojuegos que hayamos visto antes. Honestamente, se parece más a una PC de escritorio para juegos que a una Xbox One.

Como explica Phil Spencer, jefe de Xbox, en Xbox Wire , la Xbox Series X ofrece cuatro veces más potencia que Xbox One X y, a pesar de la imagen potencialmente engañosa, admite la orientación vertical y horizontal.

Además de la Xbox Series X, cuenta por primera vez el nuevo controlador inalámbrico Xbox, que incorpora el d-pad avanzado del controlador Xbox Elite Series 2, presenta un nuevo botón para compartir y tiene un nuevo tamaño y forma que debería “acomodar una gama aún más amplia de personas”. Lo mejor de todo es que el controlador de próxima generación será compatible con todos los modelos de Xbox One y PC con Windows 10, y se enviará en la caja con la Xbox Series X.

Desde un punto de vista técnico, esto se manifestará como imágenes de clase mundial en 4K a 60FPS, con posibilidad de hasta 120FPS, incluido el soporte para frecuencia de actualización variable (VRR) y capacidad de 8K. Impulsado por nuestro procesador de diseño personalizado que aprovecha la última versión de Zen 2 y la arquitectura RDNA de próxima generación de nuestros socios en AMD, Xbox Series X ofrecerá un rastreo de rayos acelerado por hardware y un nuevo nivel de rendimiento nunca antes visto en una consola. Además, nuestra tecnología patentada de sombreado de velocidad variable (VRS) permitirá a los desarrolladores sacar aún más provecho de la GPU Xbox Series X y nuestra SSD de próxima generación prácticamente eliminará los tiempos de carga y llevará a los jugadores a sus mundos de juego más rápido que nunca.

Como se esperaba, la Xbox Series X será compatible con versiones anteriores de todas las generaciones anteriores de juegos de Xbox.