Los reclusos de una cárcel vertical viven asignados a un nivel concreto. Para comer, deben racionar los alimentos que encuentran en una plataforma que va de una planta a otra. Dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia, “El hoyo” es una retorcida metáfora social sobre el lado más oscuro y codicioso de la humanidad.