Tim Morris ha conocido a la mujer de sus sueños. Como su relación a base de SMS avanza viento en popa, Tim decide tirarse a la piscina e invitarla al retiro que organiza su empresa en una isla. Pero la que aparece en el aeropuerto lista para el viaje es una chica con la que tuvo una cita a ciegas desastrosa. Ya es demasiado tarde para arreglarlo: Tim se ha estado escribiendo con “la otra Missy”.