El comercio electrónico es una de las ramas que más está creciendo en el mundo, impulsado principalmente por las nuevas tecnologías y la posibilidad cada vez más amplia del acceso a Internet de alta velocidad en los dispositivos móviles, hace que poder comprar de forma online sea un placer a diferencia del pasado.

Es que en los comienzos, el comercio electrónico luchaba mucho contra dos aspectos claves del éxito actual: la brecha tecnológica que existía entre los distintos estratos sociales (cabe recordar que los teléfonos inteligentes en el pasado eran o muy caros o su disponibilidad era escasa), pero por otra parte también la calidad de la conexión a Internet desde dispositivos móviles en particular, era muy limitada y en muchas regiones inexistente.

En la actualidad, conseguir un teléfono es casi tan fácil como comprar un caramelo, las empresas están desbordadas de este tipo de dispositivos e incluso existen modelos extremadamente baratos y muy accesibles, con prestaciones similares o incluso superiores que algunos de los de alta gama. Esto llevó a que las brechas entre consumidores sean casi inexistentes y que las plataformas web como la de PedidosYa prosperaran en una nueva era electrónica.

Expandiendo horizontes

El delivery de este tipo de sitios web también está migrando y explorando nuevas verticales, sea desde el delivery de supermercados hasta los medicamentos de venta libre y perfumería de una farmacia, hasta la posibilidad de pedir regalos tanto corporativos como afectivos con sólo algunos breves y precisos taps en nuestros dispositivos. Esto llevó también a la aparición de una nueva clase de consumidores, que están cada vez más pendientes de los nuevos servicios que una firma pueda ofrecerles, en pos de conseguir cada vez más sin tener que moverse.

Es la llamada conveniencia que tanto está en boca de todos en la actualidad y que está moviéndose a través del mundo como una gran ola que no parece detenerse por nada. Es que tiene sentido desde todo punto de vista, las empresas y en particular los restauranteros ganan mucho desde el punto de vista de estar en la puerta de sus domicilios y muchas veces sin tener que abrir un local de atención al público, también conocidos como “restaurantes fantasma”.

Claro que también aquellas grandes cadenas y los restaurantes de barrio están optando por sumarse a esta nueva tendencia, como es el caso de Viva La Mila que ofrece delivery mediante la plataforma online de PedidosYa. Se trata sin duda de una ventaja que muchos usuarios están prefiriendo ante la compra convencional, además de la comodidad por la posibilidad de pagar con medios electrónicos como tarjetas, evitándonos tener que salir en una de las heladas noches de invierno.

Por supuesto que las innovaciones no se quedan en la posibilidad de utilizar esos medios de pago y la sumatoria de otros rubros a la posibilidad de compra, sino que muchas empresas del estilo de PedidosYa están sumando otros medios de entrega no tripulados, como pueden ser drones y vehículos automatizados para realizar sus deliveries sin errores, pero además en el mínimo tiempo posible. Quizás en el futuro próximo veamos este tipo de tecnología implementada en nuestro país con mucho placer.