Lee Kun-hee, jefe del mayor del Grupo Samsung, ha fallecido, este domingo, a la edad de 78 años, en un hospital de Seúl, dejando un difícil reto de sucesión a sus hijos.

El fallecimiento del presidente de Samsung Electronics se produce seis años después de que fuera hospitalizado, en mayo de 2014, tras un infarto de miocardio, conocido comúnmente como un ataque cardiaco, para recibir reanimación cardiopulmonar (RCP).

Samsung dijo, en un comunicado, que el presidente Lee falleció el 25 de octubre, acompañado por su familia, incluido su hijo, Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung Electronics. El grupo añadió que el presidente Lee fue un auténtico visionario, que transformó a Samsung, de un negocio local en una potencia industrial y un líder mundial en innovación.

Lee heredó oficialmente la jefatura de Samsung en 1987, a la edad de 45 años, tras el fallecimiento de su padre, Lee Byung-chull, fundador del Grupo Samsung actual.

En 1993, anunció su primera filosofía empresarial emblemática, la “Iniciativa de nueva gestión”, que Samsung ha adoptado como una doctrina hasta la fecha.

La frase más famosa de esa filosofía, que adquirió forma a lo largo de casi tres meses de reuniones con los directores ejecutivos, convocadas en Europa y Japón, es: “Cambia todo menos a tu esposa e hijos”.

Se espera, de forma generalizada, que su único hijo varón, Jae-yong, funja como nuevo líder del Grupo Samsung, aunque se ha visto involucrado en un notorio escándalo de sucesión.

Jae-yong fue inculpado de los cargos de fraude contable y manipulación del precio de las acciones para la fusión de dos unidades del grupo, a fin de facilitar su sucesión de manos de su padre.