Se esperaba con mucha expectación y el pasado 23 de febrero por fin se cumplió. Este día, marcado en rojo en los calendarios de los amantes de las series y las películas, Disney+ integró su nuevo apartado dedicado en exclusiva a contenido adulto y lanzado al mercado bajo el nombre de Star.

Hacía meses que se había confirmado que Disney planeaba incorporar en su plataforma de streaming una sección en la que dar salida a aquellos títulos que no encajaban en su catálogo actual. Pensemos que si bien la plataforma, que a Argentina llegó el pasado mes de noviembre, cuenta con franquicias como la de Star Wars o Marvel, la mayor parte de su contenido está compuesta por títulos de animación dirigidos principalmente a un público infantil. De esta forma, la casa del ratón encuentra en Star la posibilidad de ampliar su público objetivo sin que, además, esta maniobra comercial le suponga una gran inversión, ya que muchos de los títulos incorporados al catálogo pertenecen a diferentes sellos que The Walt Disney Company ha ido adquiriendo en los últimos años

Disney se ha lanzado así con fuerza al universo de las plataformas de streaming, y en pocos meses se ha convertido en una de las potencias de la industria. Los cambios en los hábitos de consumo en el campo del ocio y el entretenimiento por parte de la población han obligado a la compañía a modificar sus estrategias de mercado. De esta forma, si hace unos años plataformas como YouTube y Twitch revolucionaron el ecosistema del entretenimiento permitiendo la difusión de contenidos de temáticas casi ilimitadas (hay incluso deportistas profesionales como Jason Somerville que daban masterclass a través de Twitch), la irrupción de las plataformas de video bajo demanda supuso un nuevo punto de inflexión: ahora los usuarios quieren consumir el contenido bajo sus propias reglas, dónde y cuándo ellos lo deseen.

Netflix fue, sin duda, la pionera en materializar este cambio. Le siguieron otras, como HBO o Amazon Prime Video, pero ninguna ha conseguido arrebatarle su liderazgo en el mercado. Disney+ desembarcó el pasado 2020 en buena parte del mundo con la intención de luchar por el primer puesto y, en vista a sus resultados financieros, va por buen camino. Actualmente, la compañía cuenta con más de 86 millones de suscriptores en todo el mundo, 13 de ellos adquiridos en los últimos meses de 2020. Si bien la diferencia con Netflix es todavía muy acusada -la gran N cuenta con 203,7 millones de suscriptores- el promedio de crecimiento de Disney+ es mucho mayor, lo que unido al lanzamiento estratégico de Star podría cambiar esta situación.

¿Qué veremos en Star?

Como ya les hemos avanzado, Star incluirá títulos dirigidos a un público más adulto, tanto en formato serie como película. La compañía ha anunciado que para este 2021 tiene previsto lanzar cerca de 800 títulos, respaldados por algunos de los estudios de la empresa como FX Productions, Disney Television Studios (que incluye ABC Signature y 20th Television) o 20th Century Studio. 

En el momento de su lanzamiento en España, el catálogo de Star contaba con un total de 250 títulos, entre los que cabe destacar 4 series originales: Con amor VíctorBig SkyHelstrom Solar Opposites. A estos se le suman producciones como Modern FamilyScandal, Hijos de la anarquíaPerdidosExpediente XAnatomía de GreyMujeres desesperadasFuturama o Cómo conocí a vuestra madre, entre otros. En el campo de las películas, a su vez, destacan títulos como AlienPretty WomanEl plan o Pequeña Miss Sunshine. 

Fuente: YouTube

Asimismo, los directivos de Disney también han informado del desembarco de 50 títulos con sello europeo. En concreto, las producciones se desarrollarán en Francia, Países Bajos, Alemania e Italia.

¿Cuándo llegará Star a la Argentina?

Del mismo modo que Disney+ llegó a Latinoamérica con unos meses de diferencia con respecto a Europa, Star hará lo propio. Así, la implantación de Star en la Argentina se espera para el próximo mes de junio y, según las primeras informaciones, se haría de manera diferente a como se ha realizado en el mercado europeo. Mientras en el caso europeo Star está integrado dentro de la propia plataforma de Disney+, en Latinoamérica lo haría como un servicio independiente, con su propia página web. Sobre el coste del servicio no se tienen datos, pero sí sabemos que en España se ha incrementado en dos euros en la suscripción mensual y en 20 euros en el formato anual, por lo que podemos esperar que acá ocurra lo mismo.